viernes, 20 de enero de 2012

El principio de Lewin para acelerar los cambios



Kurt Lewin ha documentado cómo facilitar el cambio con las tres etapas: descongelación, movimiento, recongelación.

Adoptar el principio de Lewin en cualquier cambio que queremos hacer en una empresa facilita la obtención del resultado esperado:
  • descongelación: cuando trabajamos la urgencia de cambiar con nuestra fórmula universal, estamos descongelando a la organización y a los actores del cambio,
  • movimiento: cuando estamos explicitando nuevos comportamientos, nuevas formas de trabajar – las pasarelas para llegar al mundo deseado – estamos poniendo a la organización y a sus actores en movimiento,
  • recongelación: ¿cuándo podemos decir que hemos cambiado? Cuando el cambio esta digerido, cuando el nuevo referencial esta integrado, el punto de inflexión superado y que todos actuamos de la forma deseada.


Por ejemplo, el principio de Lewin aplicado en diversas situaciones habituales:


Para cambiar de forma de vender:
  • descongelación: provocar la urgencia de cambiar haciendo que los comerciales sean conscientes de los riesgos de continuar en la misma dinámica,
  • movimiento: formar a los comerciales a nuevas formas de vender (por ejemplo la venta compleja), y sobretodo cambiar la forma de seguir las acciones comerciales,
  • recongelación: acelerar los resultados apoyando la práctica con acciones estructuradas de coaching
Para cambiar de modelo de negocio:
  • descongelación: una bajada de volumen de negocio significativa, consciencia que la empresa no tiene futuro,
  • movimiento: identificar / definir el modelo deseado con la organización, visualizar el nuevo modelo y las implicaciones en términos de sistemas y procesos, identificar / contratar líderes naturales del nuevo modelo y actuar,
  • recongelación:  celebrar los resultados obtenidos


Conclusión: Es importante siempre descongelar antes que cualquier otra cosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada